6 de mayo de 2013

A este ruido tan huérfano de padre, no voy a permitirle que taladre a este corazón podrido de latir


Querido fantasma... ay chico, no hay forma de olvidarse de ti!
Ya seas tú solo que regresas en tu forma corpórea siempre en los momentos menos oportunos o tus recuerdos que se cuelan en mi mente por asociaciones que a veces no comprendo u otros que me hacen hablar de ti...
No sé qué es.
Pero vuelves.
Quizá es porque es mayo... y ya sabes lo que mayo significa.
Pero no hay forma de enterrarte.
Y me gustaría, no creas, meterte en una caja de pino, cavar un buen hoyo y dejarte ahí, bajo unos cuantos metros de tierra húmeda, compacta y marrón, para el resto de los tiempos, pero no.
Te escapas, te las apañas para reaparecer.

Lo bueno es que no dueles. Y ese es uno de los mayores triunfos de mi vida.
Poder pensar en ti sin que duelas.
Haberte perdonado.
Que lo malo sea un "más de lo mismo" y lo bueno me haga incluso sonreír.

Porque sí, quisiera enterrarte para los restos, pero no puedo negar que hubo cosas buenas, muy buenas.
Y las celebro, entre otras cosas, porque si no hubiera existido todo lo bueno significaría que yo era aún más boba de lo que fui.
Pero no, querido fantasma, mientras duró lo bueno, durante aquel maravilloso año y pico, fuiste increíblemente genial. Después... bueno, demasiado he hablado de ello.

Así que, ¿sabes qué, fantasma?
Hoy, después de un día pésimo, de humor agriado y pocas risas, de que me crezcan los enanos hasta debajo de la grapadora, esta noche en la que podría estar sumamente agobiada porque mañana será igual o peor... decido no dejarme llevar por esas cosas y, en vez de ser arrastrada por mi autocompasión y el recuerdo, no, hago un hatillo de todo lo malo y lo tiro al fondo de un pozo y con el recuerdo de nuestro infinito, llena de agradecimiento me doy permiso, por un momento, quererte un poquito de nuevo y, aunque ya no lo recibas pues la magia se nos acabó hace mucho tiempo, te mando un beso.

2 comentarios:

  1. ... esto que has escrito proviene de una increíble inteligencia emocional...

    Mi más sentida enhorabuena, querida señorita!

    Ves qué bien, así, ligera de peso... ;)

    Un beso enormeee, ¡chica sabia! XD

    ResponderEliminar

Inspírame